Lorca




 



 




Lorca es historia, patrimonio y tradición. Es una ciudad monumental localizada en el suroeste de la Región de Murcia, su término municipal es el segundo más grande de España con 1.675 km2 y en consecuencia ofrece todos los contrastes a quien la recorre, con gran diversidad de paisajes desde las Tierras Altas del norte, el fértil valle del Guadalentín y la tranquila costa virgen de Calnegre declarada Parque Regional. Su casco urbano cuenta con todos los servicios que una ciudad moderna requiere como son universidad, hospital, centros comerciales, zonas de ocio, etc.

Lorca es un municipio lleno de contrastes. El centro de la ciudad fue declarado Conjunto Histórico Artístico en 1964 y su Castillo, declarado Monumento Nacional en 1931. Pasea por la Lorca de murallas medievales, de iglesias renacentistas, de palacios barrocos y de teatros decimonónicos.

Un regalo para todos los sentidos y el alma del viajero que se adentra en este municipio. La historia de Lorca se puede leer en sus antiguas calles empedradas, en sus recodos y en su Fortaleza del Sol, en su mezquita, en su sinagoga y en la única iglesia – colegiata de España dedicada a San Patricio. Múltiples vestigios del patrimonio vivo que esta ciudad ha atesorado desde la prehistoria, con la romanización y por fin, con la ciudad islámica y cristiana que terminaron de dar forma a la Lorca actual.

Con más de 1.600 km2, Lorca es el término municipal, no capital de provincia, más grande de España y, en consecuencia, ofrece a quien lo recorre una extraordinaria variedad, diversidad y riqueza de paisajes; desde las altas tierras del norte hasta las tranquilas calas de su costa virgen tras haber atravesado la típica y rica huerta murciana del Valle del Guadalentín.



El Castillo de Lorca, también conocido como Fortaleza del Sol, fue declarado monumento nacional en 1931, y en 2003 se reconvirtió en un espacio temático de historia medieval. Acoge exposiciones permanentes en sus torres y aljibes y en él se realizan actividades especialmente enfocadas a familias, así como visitas teatralizadas y guiadas durante todo el año. El valle del Río Guadalentín es una vía natural de comunicación con gran relevancia en época medieval, al ser paso fronterizo entre los reinos de Castilla y Granada. Por ello cuenta con numerosas fortalezas defensivas y de vigilancia del territorio, siendo el Castillo de Lorca la más importante. Las Torres Alfonsina y del Espolón, mandadas construir por Alfonso X tras las capitulaciones de 1244, y las muralla, son los elementos más sobresalientes, pero también conserva construcciones islámicas; los restos de la judería y su sinagoga ejemplar, junto a las edificaciones militares del siglo XIX, completan una extensa secuencia de ocupación humana. Lorca Taller del Tiempo reabre al público el conjunto monumental en 2003, definiendo un importante espacio cultural y turístico: la Fortaleza del Sol.




En el año 2003 se descubrieron los restos arqueológicos de la Sinagoga y judería del S. XV en el interior del Castillo, situado a los pies del Parador de Lorca. Esta Sinagoga es única en España, ya que conserva algunos elementos originales de las sinagogas medievales sefardíes. Durante los trabajos arqueológicos llevados a cabo en el Castillo de Lorca en 2003, se encontraron los excepcionalmente bien conservados restos de una Judería y, sobre todo, de una Sinagoga del siglo XV cuya importancia reside principalmente en que conserva todos los elementos propios de las sinagogas: restos del arca santa (arón ha-qodesh), del estrado de lectura (bimá), el espacio entre ambos (Vía Sacra) y restos de la galería de las mujeres (matroneum) dispuesta en alto. Se la considera única en el mundo por su estado de conservación y también por ser la única sinagoga visitable actualmente en España que no fue transformada en iglesia posteriormente Los restos arqueológicos del barrio judío son singulares por su buen estado de conservación y porque permiten conocer como eran los patios, las casas, los baños, en definitiva la vida cotidiana de los judíos que ocuparon el barrio hace más de 500 años.



En 1941 la Iglesia de San Patricio fue declarada Monumento Nacional. Tras su última restauración en 2017, se han recuperado las pinturas murales originales del templo y la cripta donde se enterraban los canónigos de esta “Ynsigne Colegial” ha quedado abierta y es visitable. La visita a esta iglesia es una parada obligada en tu visita a Lorca. De entre todos los edificios eclesiásticos de Lorca, es sin duda el de mayor importancia, interés y significación. Fue declarada Monumento Histórico Artístico en 1941. Los lorquinos acordaron, por voto de ciudad, levantar un templo a San Patricio para conmemorar la victoria en la Batalla de los Alporchones contra los musulmanes, que tuvo lugar un 17 de Marzo de 1452, festividad del santo irlandés. Se erigió con aspecto catedralicio, fiel reflejo de la recuperación que experimentaba la ciudad, ennobleciendo su imagen. Su construcción se prolongaría durante unos 250 años, incorporando la portada principal los gustos barrocos. Esta fachada es uno de los imafrontes monumentales más importantes de la Región de Murcia.



Es un extenso espacio público ajardinado, auténtico pulmón verde en pleno corazón de la ciudad que se ha ido transformando con los años. El paseo por sus avenidas nos descubre un entorno en el que la vida urbana se relaja para dejar paso al trasiego sosegado entre el centro y la Diputación de Tiata, hasta el Santuario de la Virgen de las Huertas; también es el lugar elegido para la práctica de deportes. Abundan los árboles caducifolios como el Falso plátano, que en invierno pierde sus hojas dejando pasar los rayos de sol, y en verano ofrece una fresca y abundante sombra. Es una zona muy frecuentada, en la que se localizan numerosas casas residenciales rodeadas de jardines privados.




El Convento de la Merced tenía dos patios o claustros, a los que se abrían las diferentes estancias privadas de los frailes, creando espacios que favorecían el recogimiento de la comunidad religiosa. Uno de ellos, de estilo renacentista, fue adquirido por un particular y trasladado a un palacio de Écija; el que hoy contemplamos, de estilo barroco, fue construido en 1727 por el cantero lorquino Pedro Bravo. La restauración del conjunto monumental del convento realizada en el siglo XX integra y abre el claustro a la ciudad: sus robustas pilastras decoradas con motivos geométricos y vegetales, y los arcos con cabezas de ángeles y escudos de la Merced están ahora a la vista de los visitantes.



La calle Zapaterí­a va a desembocar en el porche de San Antonio, también conocido como de San Ginés. Este complejo amurallado ofrece aún hoy dí­a una visión exacta de las dimensiones y conformación de la muralla en el siglo XIV. Cercado por dos sólidos cubos dispuestos para su defensa, presenta una puerta de codo, de tradición musulmana, con arco apuntado de sillerí­a que enmarca el acceso. Los importantes restos conservados demuestran que toda la muralla se reedificó a partir del siglo XIII siendo visibles sus cubos y lienzos desde la calle Rambla, paralela al rí­o, hasta el porche de San Antonio, embutiéndose a continuación en las construcciones de la calle Cava, lo que ha permitido un excelente estado de conservación. Bajando por la calle de San Ginés llegamos al antiguo convento de la Merced. Por la escalera lateral del Porche se puede acceder al mirador y contemplar el resto de la muralla medieval y el casco antiguo.



La Casa de Guevara o Casa de las Columnas es el edificio particular más significativo de todo el barroco civil de la ciudad. En 1689 el caballero de la orden de Santiago, Juan de Guevara García de Alcaraz, perteneciente a la oligarquía lorquina, decidió su terminación para vivienda. La portada, finalizada en 1694, se diseñó a modo de retablo con columnas salomónicas, substituyendo las representaciones religiosas por la heráldica de la familia. Coronado todo por el blasón de la Orden de Santiago. El resto de las fachadas, de paramentos lisos, mantiene a lo largo de toda la altura de ático una logia corrida aparejada de ladrillo de enorme sencillez. Dos grandes balcones de forja en la fachada principal. El patio lo forman dos arcos en cada lado del cuadrado sobre columnas de mármol blanco, con decoración a base de motivos vegetales, cabecillas de niños, escudos y arquitectura simulada en el piso superior. La escalera de sillería conduce a la planta principal, donde la primera sala, llamada de Camachos por las pinturas que le adornan, con temas bíblicos y religiosos, da acceso a las habitaciones nobles, que reciben sus nombres según el color de la tapicería de su mobiliario: salón amarillo, salón encarnado? Actualmente se pueden visitar solo el patio interior.



muBBla es el Museo de Bordados del Paso Blanco, una de las cofradías de Semana Santa de Lorca. El conjunto monumental del convento de Santo Domingo alberga el museo (en la antigua iglesia de Santo Domingo) y la Capilla del Rosario. Los bordados hechos a mano en sedas y oro son candidato oficial a Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO. En la Cámara de las Maravillas podrás ver 6 de los primeros bordados declarados BIC en España, que son el manto de la Virgen de la Amargura y su palio, junto con el estandarte de la Oración en el Huerto (en 2018 cumple 100 años). En la aneja Capilla del Rosario están las imágenes religiosas que acompañan a la Virgen de la Amargura durante las procesiones de Lorca: San Juan, Cristo en la Oración en el Huerto y la Verónica.



La tradición del bordado lorquino, candidato a Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO, es el protagonista principal, junto con la imagen de la Stma. Virgen de los Dolores, de este museo. Por eso, usted tendrá el privilegio también de admirar el proceso de creación de estas obras de arte, algunas de ellas declaradas B.I.C. (Bien de interés cultural), en el taller de bordados de la segunda planta. El Museo Azul de Semana Santa acoge en un histórico edificio, el antiguo Hospital de Beneficencia de San Juan de Dios, una amplia y representativa muestra de lo mejor del patrimonio de la Hermandad de Labradores (Paso Azul). Así como un recorrido por la historia de esta cofradía en la Semana Santa lorquina (declarada fiesta de Interés Turístico Internacional). Recientemente restaurado e inaugurado, este museo cuenta con tres plantas completamente accesibles dedicadas a ofrecer una visión de esta cofradía a través de sus bordados, el taller, audiovisuales impactantes e imágenes de la historia del Paso Azul.




En Lorca es Semana Santa todo el año gracias a sus museos de bordados. De hecho, el bordado lorquino es candidato oficial a Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO. Declarada de Interés Turístico Internacional, la Semana Santa se vive con una pasión única. Son días repletos de procesiones, encuentros de imágenes, silencio y emoción al paso de las cofradías: Blancos, Azules, Morados, Encarnados, Negros y Resucitados. Los Desfiles Bíblico Pasionales de Lorca son, sin duda, una de las manifestaciones más originales de la geografía nacional e internacional de la Semana Santa. Esta impresionante celebración religiosa, artística, cultural y social está declarada Fiesta de Interés Turístico Internacional desde el año 2007 y algunos de los bordados que se exhiben han sido los primeros textiles en ser declarados Bienes de Interés Cultural.

Fuente: Web Oficial de Turismo de Lorca y Lorcaturismo



Pueblo visto 15 veces.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario